Diez maneras de Prevenir los Problemas de Plagas en el Entorno Alimentario

Si hay lugares donde plagas como cucarachas, ratas o moscas están realmente de más, uno de ellos es el entorno de la industria alimentaria. Por suerte, ciertas estrategias de mantenimiento y saneamiento proactivo pueden ayudar a evitarnos problemas de salud pública, pérdida de reputación o retirada de productos, al mismo tiempo que facilitaran cumplir con los requisitos de las auditorías.

Mantener las plagas lejos es un requisito fundamental para el éxito de las empresas del sector alimentario.

Cuando el problema, a pesar de todo, se produce, la mayoría de ellas implementan de inmediato las medidas necesarias para garantizar que la infestación se gestione y elimine rápidamente.

Sin embargo, en los entornos donde se procesan, almacenan o manipulan alimentos es necesario poner énfasis también en la prevención y ser proactivos, allí donde se pueda, para evitar la aparición de los problemas de plagas.

Algunas estrategias que pueden implementarse son:

1 Mantener actualizado el protocolo de saneamiento

El protocolo o programa de saneamiento debe ser adecuado y estar siempre actualizado, teniendo en cuenta que en las plantas de procesado de alimentos continuamente se están remodelando y cambiando los equipos y procesos. Y, por supuesto, además de actualizar el protocolo, hay que seguirlo estrictamente.

Los problemas crónicos de infestaciones de plagas a menudo pueden deberse a deficiencias en el saneamiento de las instalaciones. Por lo que seguir el protocolo ayuda a eliminar alimento y cobijo para las plagas, así como a interrumpir los ciclos de desarrollo de las mismas.

2 Mantener la higiene es cosa de todos

El saneamiento afecta a todos los departamentos de la planta de procesado. Es importante la participación de la gerencia en inspecciones periódicas, para ver, compartir y gestionar necesidades. Por ejemplo, la limpieza o el desarmado de equipos por parte de algunos operadores es más eficiente que si es realizado por personal de saneamiento, y además genera menos demoras. Otro ejemplo pueden ser las paradas planificadas de las líneas de producción para realizar el saneamiento, que pueden gestionarse de forma más eficiente y segura que las paradas de emergencia cuando ya existe un problema.

3 Ojo con almacenar residuos de productos y equipos

Los derrames de producción, los equipos que no se utilizan, los restos de vegetación u otros residuos almacenados son excelentes refugios para insectos y roedores. Mantener el orden y evitar los derrames de productos mejorará el control de plagas. Sin olvidar ningún área, por ejemplo el techo, que si no está limpio puede ser un atractivo refugio para muchas plagas de insectos, roedores y aves.

4 Eliminar correctamente los desperdicios de los procesos

Los subproductos derivados del procesamiento pueden convertirse rápidamente en un punto crítico para el control de plagas si se encuentran en recipientes abiertos, o se acumulan en áreas de desechos y no se gestionan adecuadamente.

5 Cerrar puertas y aperturas al exterior

Una gran cantidad de problemas con los insectos y los roedores pueden estar relacionados con las aperturas al exterior: puertas, grietas, canalizaciones, etc. Por ejemplo, las puertas que permanecen abiertas, dejan huecos o no se cierran adecuadamente son una invitación para los roedores. Sellar bien todas las posibles aberturas y excluir a las plagas en el exterior será de gran ayuda.

6 Sellar bien las grietas en superficies

Las plagas pueden pasarse la vida en las grietas, por ejemplo en las juntas de dilatación de los suelos de concreto, en las uniones piso-pared o en los bordes de paneles o materiales de láminas. Una buena estrategia de prevención es limpiar las grietas lo mejor posible, tratarlas con insecticida residual y rellenarlas con sellador.

7 Facilitar las inspecciones

Esfuércese por mejorar el acceso a los equipos que son difíciles de alcanzar para inspecciones, aperturas y limpiezas regulares.

8 Cuidado con los alrededores

El exterior inmediato a la planta puede tener impactos negativos sobre la gestión de plagas en la misma.

Una vegetación exuberante, árboles frutales, plantas demasiado cercanas a los edificios o plantas ornamentales en mantillos de corteza cerca de la entrada son problemas comunes.

Lo ideal es que el exterior de la planta de procesado sea “atractivamente estéril”, con terrenos bien mantenidos, un borde de saneamiento de grava que rodee los edificios y un mantillo de grava para arbustos si éstos están cerca de la entrada de la oficina. El mantillo de corteza es un refugio perfecto para los roedores y también para una gran cantidad de insectos.

El único lugar que debe tener un roedor para esconderse en el exterior de una planta de procesado de alimentos debe ser una trampa o una estación de cebo.

9 Trabajo en equipo

Saneamiento y mantenimiento deben ir de la mano. La participación del personal de mantenimiento, entendiendo el valor de la exclusión y de la eliminación del refugio, es clave para la prevención de las plagas. Las áreas de almacenamiento de materiales, equipos y herramientas a menudo son zonas activas para los roedores porque están desordenadas, poco iluminadas y silenciosas. La formación y las explicaciones del proceso para identificar deficiencias y rastrear acciones correctivas son muy útiles.

Trabajar conjuntamente con una persona de mantenimiento para arreglar grietas, fugas y entradas a refugios para las plagas puede tener un retorno de la inversión mucho mejor que muchas aplicaciones de pesticidas. Priorice las acciones correctivas donde el mantenimiento necesita involucrarse.

10 Hacer lo correcto

La seguridad alimentaria es un asunto vital, y además, una empresa puede afrontar enormes pérdidas por retiradas de producto o por mala publicidad asociada con la calidad de un producto o con un problema de seguridad.

Hay que tomar las decisiones adecuadas y hacer lo correcto, aunque no resulte fácil, por ejemplo, adoptar una medida impopular como suprimir una producción o informar a la gerencia de problemas existentes de seguridad alimentaria.

Pero, de este modo podemos proteger al consumidor, y de hecho, también a la marca.

Fuente: Higiene Ambiental

2818total visits,7visits today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *